Obama Out

El pasado treinta de abril, el aún presidente de los Estados Unidos, Barack H. Obama, ofreció un discurso frente a la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, siendo éste su octavo y último discurso después de los ocho años en lo que ha liderado la política aplicada por la Casa Blanca.

Si bien el discurso (el que pueden ver aquí) fue bastante laxo con todas las bromas incluidas a la cultura pop contemporánea -aun haciendo diversas referencias políticas y hablando sobre su visión acerca del futuro presidente de los Estados Unidos- y, por supuesto, sobre la libertad de prensa, el discurso de Obama bien puede ser guardado junto a discursos épicos como los de Martin Luther King Jr., Luis Donaldo Colosio, Hugo Chávez, Nelson Mandela,  Salvador Allende o Fidel Castro, pues nos dejó ver no al presidente de los EE. UU., sino a Barack Hussain Obama, el personaje que por ocho años fue el hombre más poderoso del mundo, uno de los hombres con más influencia a nivel mundial de los últimos veinte años y próximo a ser couch commander, pues, sin lugar a dudas, ha sido inspiración política y diplomática para muchos y una personalidad que creo tendencias; tendencia para esos nuevos líderes, jóvenes, con ideas frescas, con carisma y con propuestas que revolucionen su política nacional y la política internacional, como lo es ahora Justin Trudeau y como lo fue entonces Enrique Peña Nieto –todos sabemos qué pasó después con Peña  Nieto.

Crítico, acertado, con humor negro y políticamente incorrecto, el discurso que será conocido como #ObamaOut gracias a las redes digitales, nos permiten contrastarlo con el mandato de Obama, con galardones como el Nobel de la Paz, aciertos como el restablecimiento de relaciones político-diplomático con Cuba, y errores como la tan esperada reforma migratoria, son las anécdotas que tendremos de un presidente que salió de su zona de confort para realizar cosas nuevas e inclusive fuera de la política. Partidario o no de Obama y de sus políticas, será un personaje dentro de la dinámica internacional que será recordado (y extrañado por algunos) para siempre.

obama
Obama Out | Youtube

La guerra perdida en Oriente

Y hablando de Obama y su política, recuerdo cuando el año pasado líderes de Estados miembros de la OTAN, como David Cameron, Recep Tayyip Erdogan y el mismísimo Obama decían que le estaban ganando la batalla a Daesh (o sea, el Estado Islámico), pero al parecer están muy lejos de la verdad. Ataques constantes por parte de kurdos y terrorismo causado por Daesh en Turquía que cada semana dejan decenas de muertos siguen demostrando la poca capacidad y/o la voluntad de detener a dichas organizaciones debido a los lazos religiosos y culturales que guarda Turquía con los kurdos y con Siria.

turey.jpg

Existe una crisis de terrorismo desde hace ya más de un año que Turquía no quiere ni va a reconocer, porque entonces eso significaría dos cosas: 1) Turquía no tiene la gobernabilidad de Estado que ha prometido a Europa para formar parte de la Unión Europea, y 2) a la OTAN no le conviene reconocer dicha crisis de terrorismo en uno de sus miembros, pues eso detonaría la implicación de uno de sus artículos constitutivos más importantes, el art. 5, a través del cual comenzarían ataques conjuntos no contra Daesh sino contra el gobierno sirio y eso, inevitablemente, causaría una respuesta militar por parte de los aliados estratégicos de Siria, es decir, Rusia. Y como vivimos en un mundo donde las grandes potencias tienen un gran armamento militar para blofear y no para usarlo, esa –tan esperada por algunos- llamada “tercera guerra mundial” no será luchada en Siria, simplemente por cuestión geopolíticas.

El hecho de que no cesen los ataques en Turquía, los cuales llegan desde Siria, representa la poca efectividad que tiene hasta ahora la coalición de Occidente desde que Rusia retirara sus tropas de Siria para frenar a Daesh. La “guerra contra el terrorismo” de Occidente no pinta a tener un final pronto y sí a causar más muertes de gente inocente, a que migrantes sigan varados en el Mediterráneo, a contribuir a la caída de regímenes políticos y a propagar cambios dentro de la dinámica internacional que afectarán a todos sus actores. Esa guerra, desde que comenzó, ya estaba perdida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s